7/09/2014

Última Llamada: decrecimiento econòmico, crecimiento vital


"ÚLTIMA LLAMADA" es el título de un significativo manifiesto en el que se lanza un aviso contundente y realista así como una explicación sencilla y clara sobre algunos rasgos característicos del momento histórico en que nos encontramos. Firmado inicialmente por 250 personas (científicos, activistas, investigadores, intelectuales...), el manifiesto afirma que el desbarajuste sistémico y la problemática multidimensional de nuestros días son "más que una crisis económica y de régimen: son una crisis de civilización" y observa que "tenemos ante nosotros el reto de una transformación de calibre análogo al de los grandes acontecimientos históricos como la revolución neolítica o la revolución industrial".

Este manifiesto constituye indudablemente una proclama saludable por el hecho de poner sobre la mesa, con firmeza y clarividencia, las raíces ecológicas de la crisis sistémica contemporánea, señalando la magnitud y la profundidad de la misma; una cuestión cardinal que hasta ahora ha permanecido generalmente "pública pero no publicitada". Pero, a pesar de la alegría y la simpatía que a muchas personas nos ha suscitado la aparición de este manifiesto, creo que no podemos dejar de preguntarnos sobre sus insuficiencias, para así contribuir a que en algún momento sean superadas. La principal insuficiencia de la "Última Llamada" es, en mi opinión, la incongruencia entre sus contenidos y la práctica efectiva de muchos de sus firmantes. En otras palabras, me parece que necesitamos planteamientos más realistas, más innovadores, más profundos y más integrales que aquellos que muchos de los firmantes iniciales promueven en su vida cotidiana a través de distintos proyectos. En el manifiesto se afirma que es momento de desarrollar estrategias realmente audaces, respuestas que verdaderamente reconfiguren la civilización humana sobre nuevos fundamentos; muy bien, pero esto implica, tal como he intentado elucidar en algunos de los artículos aquí abajo citados, huir de los engañosos marcos socialdemócratas y de la engullidora corriente partitocrática y, en cambio, abrazar los marcos revolucionarios y la corriente libertaria. Sin embargo, esto conlleva dificultades, renuncias, compromisos y esfuerzos que la inmensa mayoría de los firmantes iniciales, de momento, no parecen estar dispuestos a asumir.

Para profundizar en el debate público y la reflexión histórica que este manifiesto pretende suscitar, el lector podrá encontrar a continuación una recopilación de artículos que he ido elaborando en torno al fin del crecimiento económico mundial continuado y la consiguiente decadencia del sistema estatal-capitalista. Como el lector podrá comprobar, considero que la nueva era de decrecimiento económico forzoso constituye también una magnífica oportunidad para desarrollar un renovador crecimiento vital de la humanidad. Afortunadamente, la realidad histórica parece estar corroborando esta tesis, pues en estos seis años de crisis sistémica cada vez más personas, de una manera u otra, estamos despidiéndonos de todo lo relacionado con el crecimiento capitalista y saludando las ideas y las prácticas que pueden llevarnos a maximizar el crecimiento vital, es decir, el crecimiento de las amistades profundas, de los ríos de agua pura, de los bosques frondosos, de las comunidades convivenciales, de las virtudes éticas, de las aldeas democráticas, de las prácticas cooperativas...

Blai Dalmau
Gaserans, 9 de julio de 2014

 ...............................................................................................................
"Muchas estamos cobrando conciencia de que un sistema de organización humana que busca aumentar su poder despóticamente, destruyendo y degradando todos los sistemas de vida en los que se sustenta, no merece nuestra complicidad. Algunas, incluso, saludamos la macro-crisis del siglo XXI como una magnífica oportunidad, ya que "es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias" (Einstein). Ciertamente, en lugar de que la crisis se convierta en un compendio de frustraciones y lamentos, podemos aprovecharla para generar una nueva fe en el mundo; con las prácticas y las ideas adecuadas, podemos salir del lío en que nos encontramos; podemos trabajar para que el Apocalipsis en curso no signifique sólo una luctuosa caída, sino también, y sobre todo, una fulgurante revelación. El Proceso de Génesis del Paradigma Provital es una vía en este sentido. "
¿Como vitalizar la vida en el siglo XXI? - 2014

"Desde 2008 el capitalismo global ha entrado en lo que podemos llamar su época “terminal", un período histórico marcado por el declive económico provocado por el agotamiento de los recursos naturales. Por primera vez en la historia la realidad ha corroborado lo que muchas personas habían pronosticado y advertido desde hace algunas décadas: a saber, que el crecimiento económico continuado a nivel global es imposible en un planeta con recursos finitos. Se han alcanzado definitivamente los límites del crecimiento económico y esto está provocando la agonía del capitalismo ya que este es un sistema económico adicto al crecimiento. Esta agonía perdurará al menos durante todo el siglo XXI y hará que las medidas socialdemócratas sean, si cabe, aún más utópicas que en las décadas precedentes."
¿ProcesoConstituyente o Revolución Integral? - 2013

"La solución de la crisis energética-sistémica del siglo XXI es inseparable de la superación de la crisis multidimensional (económica, política, social, cultural y ecológica) que arrastramos desde los siglos precedentes. Ambas crisis están entrelazadas y tienen una misma matriz: el estructura fundamental del sistema estatal-mercantil y sus dinámicas inherentes. Para superar esas crisis, es menester que conozcamos la naturaleza de esta matriz, que neutralizemos sus efectos y que erradiquemos sus causas. Para ello es menester, asimismo, que ideamos una alternativa social deseable y factible y que trazamos un plan estratégico viable para hacerla cada vez más real. En otras palabras, es necesario generar un inmenso y lúcido movimiento de la población del mundo que acometa una tarea histórica tan necesaria como difícil, tan deseable como ardua: desmantelar pieza a pieza el sistema social hoy hegemónico y construir al mismo tiempo una nueva forma de organización social."
Comentarios sobre el declive energético mundial y el "período especial" cubano - 2012

"De esta manera, la persecución del crecimiento ha convertido en un imperativo que determina todas las decisiones importantes dentro del marcos institucionales actuales, tanto en el ámbito microeconómico (empresas) como en el macroeconómico (el conjunto de la economía). Vivimos en una sociedad toxicómana del crecimiento: las corporaciones multinacionales son los principales camellos que proveen el narcótico, el consumismo es el éxtasis tranquilizador y la crisis es el síndrome de abstinencia. Sin embargo, esta adicción está conduciendo al ser humano a una carrera contra la biosfera y contra el sentido común."
Sobre la crisis del automóvil y su posible superación - 2010

“Sin embargo, en el transcurso de la crisis sistémica, ante la necesidad de instituir nuevos modelos sociales, es lógico pensar que el verdadero significado de la democracia aparezca de nuevo en escena, buscando su realización. La previsible disolución y crisis del sistema actualmente vigente es posible que, como ocurrió en la crisis Argentina del 2001, desencadene un proceso de revueltas y de organización de nuevas estructuras económicas, políticas y sociales. Tal como se vio en la crisis argentina, es muy probable que las revueltas populares para hacer frente a la crisis se organicen de forma democrática, mediante asambleas y cooperativas. Sin embargo, pasar de la revuelta espontánea a la institución de una nueva sociedad requiere de un plan o proyecto que abarque los elementos que surgen de los movimientos sociales transformadores y los conduzca hacia una nueva forma de organización social.”
La nueva era deldecrecimiento y el modelo de la democracia inclusiva - 2009

"A medida que se agrave la crisis será cada vez más idóneo, natural, posible y necesario comenzar un proceso de desmantelamiento del orden capitalista y construcción de nuevas formas de organización social. El capitalismo se desploma por sí mismo: la base material de su economía desaparece y su estructura entra en disolución. En este declive el sistema excluirá, empobrecerá y precarizará a millones de personas en todo el mundo. Para afrontar efectivamente la situación, habrá que erigir nuevas formas de vida. El primer paso es difundir y debatir públicamente las causas de la crisis, ser conscientes de todo ello y comenzar a preparar, crear y organizar las alternativas."
Sobre las causas, posibilidades y perspectivasde la crisis actual - 2008

2 comentarios:

  1. El documental que anuncian en la web del Club de Roma, presidido en España por el sr. Fainé (esas empresas tan ecologistas y decrecentistas como La Caixa y Repsol) se llama también Last Call (Última llamada): http://www.clubofrome.org/?p=534 No sé qué pensará de esto la firmante Ada Colau pero a mi al menos me ha parecido una llamativa coincidencia. Espero poder desarrollar mi postura frente a este manifiesto próximamente en mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Tania! Pues me encantaria leer tus reflexiones y observaciones sobre el manifiesto: te agradeceré que cuando publiques la entrada me avises. Ciertamente, el Club de Roma no es precisamente un grupusculo de revolucionarios... pero en ciero modo, y en cierta medida, la información y reflexiones que han sacado a la luz, hasta donde yo conozco, me parecen bastante realistas y acertadas...

      Por cierto, quizás ya habrás leido la crítica de la "Última Llamada", breve pero bastante contundente y completa, que ha hecho Hugo:
      http://losmonostambiencuran.blogspot.com.es/2014/07/ultima-llamada-un-manifiesto-reformista.html

      ¡Un saludo y gracias por pasarte por Discos Imaginalesi! :)

      Eliminar